¿Qué productos con CBD existen?

Debido a sus múltiples efectos terapéuticos, el CBD se ha vuelto un aliado habitual en el tratamiento de varias enfermedades, desde patologías psicológicas hasta diversos trastornos del organismo.

Al mismo tiempo se le considera un excelente suplemento alimenticio y relajante, el cual podemos ingerir de manera segura durante nuestro día a día.

Ya que se trata de una sustancia directamente derivada del cannabis, lo más común es encontrarla en productos de diferentes clases. Algo que además de ser sumamente práctico, está contribuyendo a eliminar los prejuicios negativos asociados a su consumo.

Presentaciones habituales del CBD

La oferta de artículos con cannabidiol es amplia. Lo hallarás sobre todo, en los formatos a continuación:

  • Aceite de CBD: Se administran en dosis de gotas bajo la lengua o mezcladas con agua.
  • Aerosoles de CBD: Son aplicados a través de los orificios nasales, penetrando la membrana mucosa para llegar al torrente sanguíneo.
  • Flores de CBD: Estas plantas se pueden inhalar, vapear o preparar en infusiones sin llegar a colocarte.
  • Cápsulas de gel: Se consumen como cualquier cápsula farmacéutica. Es una de las formas más cómodas de ingerir CBD.
  • Meladol: Ideal para regular los ciclos de sueño, puesto que combinan los beneficios del cannabidiol con la hormona melatonina.
  • Cremas médicas y cosméticas: Formuladas para aplicarse de la misma manera que las cremas convencionales.
  • Geles y bálsamos de CBD: Su función es ligera. Tienen usos específicos, como refrescar los ojos, o proteger y humectar los labios.
  • Extractos y líquidos: Contienen un alto índice de cannabidiol para inhalar en una sola calada.
  • CBD aislado: Viene en forma de cristales, los cuales se pueden disolver en bebidas, espolvorearse sobre alimentos o emplearse para crear un aceite propio. Constituyen la forma más concentrada del cannabidiol.

¿Cómo se consume el CBD?

Hay más de un modo de tomar CBD, según el producto de tu preferencia y tu estilo de vida. A continuación hablaremos de cuatro vías para ingerirlo en sus distintas presentaciones.

Oral

El cannabidiol oral puede ser ingerido en comidas y bebidas. Productos como los chocolates y los dulces con CBD, nos permiten disfrutar mucho más con su ingesta. Otra forma de consumirlo es mezclar unas gotas de aceite con infusiones, agua o platillos preparados.

Como suplemento alimenticio, está disponible en tabletas y cápsulas.

Inhalable

Una gran ventaja del cannabidiol inhalado es que sus efectos son prácticamente instantáneos. Al ingresar a los pulmones, la sustancia se dispersa por los alveolos y se introduce directamente en la sangre.

Puedes inhalarlo al fumar flores o vaporizar aceite.

Sublingual

Este método implica colocar la sustancia bajo la lengua. Al ser retenida dentro de la boca, es absorbida por la mucosa oral y sus efectos se notan enseguida. 

Productos como cristales y aceites, son ideales para tomarse de este modo.

Uso tópico

Mediante esta vía el CBD no llega a introducirse en la sangre, sino que permanece en los receptores de la piel. Los productos tópicos de cannabidiol como cremas, bálsamos y geles, se usan más con fines cosméticos, para combatir el envejecimiento y mantener una piel saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *