QUÉ ES EL CBD: PROPIEDADES Y BENEFICIOS PARA LA SALUD

El Cannabidiol, más conocido como CBD, es un cannabinoide presente en la planta de cannabis. A diferencia del THC (ingrediente más famoso del cannabis), el CBD no es psicoactivo, por lo que no produce efectos intoxicantes. El CBD se ha popularizado en los últimos años debido a sus propiedades medicinales. Se utiliza principalmente para tratar afecciones como el dolor, la ansiedad, la epilepsia y el insomnio. 

Qué es el CBD 

El CBD es un cannabinoide, una de las sustancias químicas presentes en la planta del cannabis. Existen más de 100 sustancias químicas catalogadas como cannabinoides, cada una con sus propias características y propiedades.

Los cannabinoides se dividen en dos grupos: los cannabinoides psicoactivos, que son los responsables de los efectos intoxicantes del cannabis; y los cannabinoides no psicoactivos, que no producen efectos intoxicantes. El CBD pertenece al segundo grupo. 

El CBD tiene efectos sobre ciertos químicos en el cerebro, por lo que se usa como medicamento para tratar distintas afecciones, como por ejemplo la epilepsia, la ansiedad, el dolor, la distonía, el Parkinson o la enfermedad de Crohn.

Dentro de los más de 100 cannabinoides descubiertos, el CBD ha despertado el interés de la comunidad médica y científica por su capacidad de regular los efectos psicotrópicos del THC manteniendo sus efectos terapéuticos.

Propiedades del CBD 

Se ha demostrado que el CBD tiene efectos antiinflamatorios, analgésicos, anticonvulsivos, ansiolíticos y neuroprotectores. Además, el CBD también se ha estudiado como un tratamiento potencial para afecciones como el autismo, la ansiedad, la depresión, la esquizofrenia, la epilepsia, el insomnio y el dolor crónico.

En la actualidad, se están realizando numerosos estudios y ensayos clínicos para comprobar cuáles son las propiedades medicinales del cannabidiol. A día de hoy, con distintos niveles de evidencia, están demostradas las siguientes propiedades: 

Anticonvulsionante

El CBD ya ha sido aprobado por las principales agencias médicas (incluida la AEMPS española) como medicamento para tratar las crisis epilépticas, tanto en adultos como en niños. Por tanto, y según diversas investigaciones, su efecto anticonvulsionante es una de las propiedades del CBD demostradas que aportan un claro beneficio para la salud.

Analgésico

Según varios artículos científicos, como este de la European Journal of Pain, los efectos del CBD en el sistema nervioso pueden contribuir a calmar el dolor en pacientes con artritis reumatoide o fibromialgia. También se han encontrado evidencias de que el CBD puede reducir el dolor causado por las migrañas. En este estudio se recogen los distintos efectos analgésicos y antiinflamatorios del CBD y su acción sobre el dolor provocado por neuropatías, inflamación muscular y osteoartritis, entre otros. La utilidad del CBD como relajante muscular ha dado lugar a su comercialización en formatos cosméticos, como aceites, lociones, bálsamos y otros productos de aplicación tópica.

Acción tópica e hidratante

También hay estudios que señalan que el CBD puede suavizar la irritación de la piel. Gracias a ello, puede ayudar en casos de eccemas, hipersensibilidad cutánea, acné o psoriasis. Todo esto se debe a sus propiedades hidratantes, antibacterianas y antiinflamatorias. 

Ansiolítico y antidepresivo

Otra propiedad destacable del CBD es su acción frente a la ansiedad y la depresión. Existen estudios, como el publicado en la revista Neurotherapeutics, que respaldan los efectos beneficiosos que tiene tomar dosis de entre 300 y 600 mg de CBD para reducir este tipo de trastornos.

Neuroprotector

Hay estudios, como uno elaborado por la Queen’s University, que demuestran que hay indicios para pensar que el CBD puede ser eficaz en la mejora del Alzhéimer. Del mismo modo, hay estudios que relacionan la medicación con CBD con la mejora del Párkinson. Los efectos neuroprotectores del CBD estarían detrás de estos posibles beneficios para determinados trastornos neurodegenerativos.

Antioxidante y antiinflamatorio

Según este estudio el CBD podría ejercer una acción protectora, antioxidante y antiinflamatoria. De este modo, el CBD puede protegernos del estrés oxidativo a nivel molecular al contener la sobreproducción de radicales libres de oxígeno.

Anticancerígeno

Aunque todavía deben realizarse más estudios que aporten mayor conocimiento, las investigaciones realizadas hasta el momento sugieren que el CBD puede tener efectos anticancerígenos, así como ser útil en la prevención de enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares.

Antináuseas y antiemético

Se ha probado su utilidad en pacientes oncológicos que tienen náuseas y vómitos por la quimioterapia. Tal y como señala este estudio, su efecto sobre el sistema endocannabinoide permite aliviar las náuseas y evitar los vómitos.

Aunque estas son las principales propiedades, hay otros estudios que asocian el consumo de CBD con la mejora del sueño, una mejor cicatrización o una reducción de la tensión arterial. Sin embargo,  todavía debe llevarse a cabo una mayor investigación.

Beneficios del CBD 

El CBD se ha utilizado para tratar afecciones como el dolor, la ansiedad, la epilepsia y el insomnio. Los estudios sobre el CBD todavía son preliminares, pero los resultados son muy prometedores. En un estudio de 2017, por ejemplo, se encontró que el CBD redujo el número de convulsiones en niños con epilepsia. En otro estudio de 2018, se descubrió que el CBD era efectivo para tratar la ansiedad en personas con trastorno de ansiedad social. 

En general, los diferentes estudios clínicos realizados demuestran que el CBD tiene potencial terapéutico en el tratamiento de las siguientes patologías: 

Alivio del dolor

Una de las principales beneficios del CBD es el tratamiento de todo tipo de dolores, entre ellos los siguientes:

  • Dolor crónico
  • Dolor neuropáticos
  • Espasmos musculares
  • Fibromialgia
  • Artritis reumatoide
  • Esclerosis múltiple

Reducción de la inflamación

En concreto, el CBD ha demostrado ser útil como antiinflamatorio. Algunos ejemplos de enfermedades en las que puede ser útil son:

  • Enfermedades inflamatorias autoinmunes
  • Enfermedades inflamatorias crónicas de la piel. 
  • Enfermedades inflamatorias intestinales.

Disminución del insomnio

El CBD también es eficaz en el tratamiento de trastornos que provocan insomnio, como los siguientes: 

  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Apnea del sueño
  • Síndrome de piernas inquietas
  • Narcolepsia
  • Trastorno del comportamiento del sueño con movimientos oculares rápidos

Trastornos mentales

El cannabidiol también tiene aplicaciones terapéuticas y beneficios en el tratamiento de las siguientes dolencias:

  • Ansiedad.
  • Estrés
  • Depresión
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Alcoholismo
  • Esquizofrenia

Trastornos neurológicos

  • Epilepsia
  • Enfermedades neuropsiquiátricas
  • Trastornos del espectro autista

Otras afecciones y síntomas

También se ha detectado una cierta eficacia del CBD para mejorar la situación de las personas con enfermedades endocrinas o síndromes alimenticios variados, como por ejemplo:

  • Síndromes metabólicos
  • Diabetes.
  • Desórdenes cardiovasculares. 
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.

Diferencia entre CBD y THC

No confundas el CBD con el THC, son dos cannabinoides diferentes. El CBD no tiene propiedades psicoactivas, mientras que el THC sí, ya que el THC afecta a la función cerebral, lo que provoca un cambio en la percepción. Este es el efecto de “colocón” por el que la marihuana es conocida lúdicamente. En cambio, las propiedades del CBD son exclusivamente reparadoras.

El CBD es un regalo de la naturaleza. Disfrutar de las Flores de CBD Premium está al alcance de tu mano con Green Surfer CBD.

Cómo se produce el CBD 

El CBD se extrae de la planta de cannabis y se puede encontrar en forma de aceite, cápsulas, cremas, tinturas y comestibles. El CBD se produce de forma natural en la planta de cannabis, pero también se puede sintetizar en laboratorio. 

La producción de CBD se realiza principalmente a través de 3 procesos distintosextracción con aceiteextracción con CO2 y extracción con disolventes. Estos permiten separar el CBD de los demás cannabinoides presentes en la planta del cannabis, como por ejemplo del THC, causante del efecto psicotrópico. 

A través de estos procedimientos se puede obtener CBD puro o combinado con otras sustancias en diferentes proporciones.

Extracción con aceite

Es una de los modos de extracción de CBD más utilizados por su sencillez y su bajo coste. Primero se mezcla la planta decarboxilasada con aceite vegetal. Suele usarse aceite de oliva, de cáñamo o de sésamo. Luego, mediante la aplicación de calor, se extraen los cannabinoides, que se mezclan con el aceite. La concentración de CBD en este caso es baja debido al uso del aceite en la elaboración. La ventaja es que la extracción no genera residuos químicos.

Extracción con CO2

Este método es más complejo, ya que requiere conocimientos técnicos avanzados y el uso de maquinaria especial. Es por ello que también es el proceso más caro. Consiste en utilizar el CO2 como solvente para separar los compuestos de la planta por medio de un extractor de BHO de circuito cerrado (una máquina especializada dividida en tres cámaras). 

El CO2 pasa de la primera a la segunda cámara en un estado supercrítico, donde se mezcla con los cannabinoides. Después, ambas sustancias pasan a la tercera cámara, donde se vuelven a separar, quedando el gas en la parte alta y el aceite al fondo en forma líquida. Esta se considera la manera más segura de obtener CBD. Además, da lugar a CBD con un alto nivel de pureza. El CO2 se utiliza como solvente 

Extracción con disolventes 

Consiste en usar un solvente químico para obtener el CBD. Se considera el método menos seguro, ya que es probable que el producto final contenga residuos tóxicos. 

Los químicos más utilizados para llevar a cabo este procedimiento son el etanol, el butano y el alcohol. El método consiste en mezclar el disolvente con la planta, de modo que los cannabinoides pasan al líquido empleado. Posteriormente, se calienta el líquido hasta lograr su evaporación para obtener concentrado de CBD.

Tipos de CBD 

Desde el punto de vista de su composición química, el CBD se puede encontrar en tres formas: CBD de espectro completoCBD de amplio espectro y aislado de CBD. El CBD aislado es el cannabinoide puro, sin ningún otro cannabinoide o compuesto adicional. El CBD de espectro completo, en cambio, contiene otros cannabinoides y compuestos adicionales, como terpenos y flavonoides. 

Desde el punto de vista del formato, el cannabidiol se presenta de varias maneras:

Aceites de CBD

Ese es el formato más común con el que se comercializa el CBD. Están pensados pàra tomarlos de forma oral echando las gotas debajo de la lengua o añadiéndolas a las comidas. Bajo esta modalidad, el efecto del CBD es mayor, por lo que se necesita una dosis menor. Sin embargo, los efectos aparecen con cierto retardo respecto a otros formatos como las esencias o las cremas. Suelen usarlo con muy buenos resultados las personas con epilepsia, párkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Los aceite de CBD pueden venir en forma de dosificadores con cuentagotas o con el formato de spray bucal.

Cremas de CBD

Las cremas de CBD se suelen usar con fines antiinflamatorios. Están indicadas para personas con dolores óseos como la artrosis y la artritis y también son eficaces para el alivio de picores, dermatitis o dolores locales.

Hash de CBD

El hash de CBD es el hachís elaborado con resina de cáñamo industrial. Es uno de los extractos de flores de marihuana más populares. Se comercializa en pequeños bloques prensados que pueden ser de color marrón, verdoso, en función de la variedad de cannabis utilizada para su producción. El hash de CBD imita la apariencia del hachís clásico, pero se obtiene mezclando sustancias vegetales con cristales de CBD puro. Solo tiene un 0.2% de THC, por lo que sus propiedades psicoactivas son prácticamente imperceptibles. Este formato de CBD está pensado para ser fumado o vaporizado.

CBD cristalizado

El CBD cristalizado es un formato caracterizado por la pureza, que puede alcanzar el 98%. Se trata de pastillas de CBD en polvo de cristal que se obtienen aislando el CBD del resto de cannabinoides. Este tipo de CBD se puede consumir de varias maneras, ya que se pueden añadir a alimentos, bebidas, cremas o incluso en cosméticos.

Esencias de CBD

Las esencias de CBD son otro de los formatos disponibles y consisten en un líquido para vapear. A estas esencias se les suelen añadir terpenos naturales que consiguen imitar los sabores de las distintas variedades de cannabis.

Cómo tomar CBD 

El CBD se puede consumir de diversas formas, incluyendo aceites, cápsulas, tinturas, comestibles y vaporizadores. La forma más efectiva de tomar CBD es a través de la administración sublingual. Es decir, colocando unas gotas de aceite o tintura debajo de la lengua. Otra forma popular de tomar CBD es a través de los comestibles, como los brownies. El CBD se suele consumir en dosis de 200 mg o menos por día.

Riesgos y efectos secundarios del CBD 

El CBD es generalmente seguro y no tiene efectos secundarios graves. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar efectos secundarios leves, como náuseas, diarrea, vómitos, sequedad de boca, mareos, fatiga y cambios de humor. El CBD también puede interactuar con otros medicamentos, por lo que es importante hablar con un médico antes de usarlo. 

Dentro de los efectos adversos, en general de entidad leve a moderada, cuando se usa CBD en dosis terapéuticas pueden presentarse sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefaleas, mareos y disminución del apetito. En general mejoran con la reducción de la dosis de CBD y desaparecen al suspender la administración.

¿Es legal el CBD?

Actualmente, el cannabidiol puede ser comercializado siempre que su composición de THC esté por debajo del 0.3%, según la última votación de octubre de 2020 del Parlamento Europeo vinculada a la producción de cáñamo industrial. 

Teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud en un informe de 2017 certificó que el CBD no es nocivo ni adictivo, no despertando dependencia en el consumidor, el enfoque sobre la comercialización de esta sustancia cambió considerablemente comenzando a aparecer productos que incluyen el cannabidiol entre sus componentes.

Bibliografía

https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/1439.html
https://www.eldiario.es/sociedad/cannabis-historia-hipocresia-humana_1_1481930.html